¡Hola! Silvana aquí, reportándose con una nueva tarjeta. En esta ocasión, la tarjeta está pensada para un Baby shower o para recibir a un bebé. He usado esos hermosos sellos de la colección Abril de Lora Bailora que siguen super vigentes y son una ternura.

 

Con esta tarjeta aprenderemos una técnica con tintas Distress que me gusta mucho porque el resultado es como un efecto acuarelado. Recordemos que las tintas Distress reaccionan con el agua, lo que nos da esta hermosa posibilidad.

Peeeeero, no crean que todo el trabajo quedará ahí, sino que deberán practicar la paciencia para hacer mucho embossing en caliente también.

Para esto, lo primero que deberán saber es que necesitarán un sello de capas, como los del koala de Lora Bailora, que tienen las nubecitas y los corazones, o cualquier otro que tengan donde haya un sello liso, que se estampe toda la superficie, y el mismo sello pero solo el delineado.

Pero no se preocupen: a lo largo de las instrucciones encontrarán tips para suplir algunos de los materiales que yo utilicé.

¿Nos ponemos manos a la obra?

MATERIALES

– 1 base de tarjeta A2 (4 ½ x 5 ½)

– 1 rectángulo de papel de acuarelas de 5” x 6” (12,7cm x 15,2 cm)

– Un cuadrado de acetato de 8×8 cm aprox.

– Sellos de Lora Bailora “Pequeño Milagro”

– Sellos de Lora Bailora “Siempre sale el sol”

– Tintas Distress o Distress oxide en dos colores de la misma gama: uno más oscuro y otro más claro

– Tinta de pigmento negra

Polvos de embossing transparente y de color similar a las tintas elegidas En este caso, usé el polvo de embossing color Bluebell de Sizzix

– Troquel o punch redondo de 2.5”

Glossy accents

– Pegamento: cinta de doble cara, común y con goma, y tacky glue

– Hilo twine de dos colores

– Almohadilla antiestástica

plegadora y bone folder

– base acrílica para sellos

– atomizador de agua

– pistola de calor

INSTRUCCIONES

1 – Lo primero que haremos será el fondo con el sello de capas elegido sobre el papel de acuarelas. Haremos un patrón sobre el papel, sellando siempre de la siguiente manera: colocamos el sello base sobre el acrílico (o base de estampar si tenemos) y colocamos las dos tintas Distress, una hacia la derecha y la otra a la izquierda, o poniendo sobre el sello primero la más clara y después unos toquecitos con la más oscura… (Podrán ver el vídeo de cómo lo hice yo en Instagram) Luego, rociamos agua con el atomizador sobre la tinta y estampamos. El agua moverá las tintas, las mezclará y hará que no quede la forma definida, y así se creará ese efecto acuarelado que buscamos.

Repetimos hasta completar la hoja.

 

TIP: si no contamos con tintas Distress, se puede hacer con marcadores acuarelables como los Tombow o los Karin Markers. Simplemente pinta con los marcadores sobre el sello, rocía agua y sella.

2 – Luego de que se haya secado todo lo sellado, es hora de sellar con el polvo de embossing y el sello que corresponde a la forma delineada. Recuerda pasar la almohadilla antiestática para que no nos quede polvo por todos lados. Aplicamos tinta de embossing en el sello, sellamos sobre la forma acuarelada, aplicamos polvo, quitamos el exceso y pasamos la pistola de calor. Repetir hasta completar con todas las formas. (Sí, ya sé, las puse a trabajar)

TIP: si no contamos con sellos de capas, podemos usar un sello cualquiera, haciendo el efecto acuarela y luego dibujamos a mano con marcadores de dibujo negro. También puedes utilizar los marcadores con tinta de embossing para hacer la forma delineada.

3 – Cortamos la hoja con el fondo realizado del mismo tamaño que la tarjeta.

4 – Sujetamos con cinta washi el panel con el fondo sobre la tarjeta. Haremos una ventana con el troquel redondo: colocamos el troquel en el lugar elegido (puede ser al medio, más arriba, sobre un costado, como en mi caso…) y troquelamos ambas piezas juntas. Si tenemos una punch, lo más probable es que podamos hacer el círculo solo desde los bordes y de a una pieza por vez.

5 – El círculo que troquelamos en la base de la tarjeta nos permite ver al interior de la misma. Es en ese espacio que sellaremos nuestro sentimiento. En este caso es el que aparece en el sello de Lora Bailora “Pequeño Milagro” que dice “te estábamos esperando”. Sellamos con tinta de pigmento negra.

6 – Colocamos el pedazo de acetato sobre la ventana circular, cuidando de que la cubra toda. Tener especial cuidado si el círculo fue hecho sobre el borde, para que el acetato quede recto, continuando el borde. Pegamos con cinta de doble cara o algún pegamento que pegue acetato.

7 – Pegamos el panel con el fondo acuarelado sobre la tarjeta, teniendo especial cuidado en que lo troquelado coincida. Sobre el acetato colocar cinta de doble cara para que el panel se adhiera correctamente.

8 – Colocar hilo twine en el borde de la ventana circular.

9 – Sellar el koala del set de sellos “Siempre sale el sol”. Pintar y recortar. Pegar sobre la ventana, dejando que el mensaje se lea, con cinta bifaz de goma.

 

10 – Aplicar glossy accents en el impermeable y dejar secar hasta el otro día.

11 – ¡Terminamos la tarjeta! Solo nos queda hacer un sobre, escribir un lindo mensaje de bienvenida para el bebé y dársela a la mamá destinataria.

Espero que se animen a usar la técnica. A mí me encanta, y les da un aspecto diferente a los sellos.

Sigan transmitiendo amor.

Un abrazo,

Sil.

Entrada anterior
Scrapbooking en una caja
Entrada siguiente
Mis seis básicos para decorar tu Bullet Journal, Planner o Agenda.
Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.
Mira otros proyectos…
¿Te gustó? ¡Compartí!
Menú